Cómo convertir el tráfico web en ventas

Cómo convertir el tráfico web en ventas

¿No sabes cómo convertir el tráfico web en ventas? En este artículo te contamos cómo conseguirlo:

Una de las métricas favoritas de los marketers es el tráfico que llega a la web. Sí, trabajamos duro para crear contenidos de calidad (también campañas de publicidad) para captar la atención de posibles clientes y llevarlos hasta la web, así que -en teoría- cuanto más tráfico, más ventas.

Aunque…[ohhhh] no siempre se consigue convertir el tráfico web en ventas.

Punto 1: la mayor parte de los visitantes a nuestra web nunca van a ser nuestros clientes, es más, es muy posible que ni siquiera sepamos quiénes son.

Punto 2: es posible mejorar la conversión de visitantes en clientes si vendes directamente tu producto en tu web o de convertir primero el tráfico en leads y luego empujarlos a lo largo del embudo de ventas hasta convertirlos en clientes.

El proceso completo, ya os lo conté en Cómo convertir visitantes en clientes con Inbound Marketing. Así que te recomiendo que lo revises primero y luego sigas leyendo los tips que te cuento hoy.

Convertir el tráfico web en ventas

A grosso modo, hay 3 formas de llevar nuevo tráfico a tu web: a través de un blog, a través de las redes sociales y apareciendo en los primeros puestos de Google -bien sea por posicionamiento orgánico o de pago-.[“nuevo tráfico” porque si tienes una BBDD de contactos y/o clientes, con Email Marketing puedes invitar a esas personas a conocer nuevos contenidos, nuevos productos, etc. y guiarlos hasta tu web].

Ahora bien, una vez que conseguimos visitantes, ¿qué podemos hacer para convertir el tráfico web en ventas?

1. Contenido fresco y comprensible

En los últimos años, buscadores como Google han recompensado los sites con contenido de calidad y con contenido nuevo de forma frecuente con una clasificación más alta. De modo que, tener una web dinámica (con contenido fresco) ayuda a tener más oportunidades de captar tráfico y clientes.

Además, no debes perder de vista hacer que tu contenido sea comprensible, comprensible para tu público objetivo. A veces pasa que por tratar de diferenciarnos de la competencia, comenzamos a usar palabras “rimbombantes” y a usar más jerga del sector de la cuenta. [Aclaración: no hay malo en usar lenguaje técnico, siempre que esté justificado]. El problema surge cuando usar palabrejas modernas confunde a tu público porque no le deja claro lo que haces. Seguro que has visitado alguna web en la que después de visitar varias páginas, te vas sin saber a qué se dedican.

2. Siempre haz que sea obvio lo que estás vendiendo

Esto está muy relacionado con lo anterior. No importa el tipo de producto o servicio que ofrezcas, siempre hay que dejar claro lo que vendemos, aunque tu negocio no sea un e-commerce.

Esto no significa que tengas que convertir tu web y contenidos en un botón gigante que diga “cómprame” por todos lados. Pero sí crear una página “Tienda”, “Productos”, “Servicios”, “Trabaja con nosotros”, “Contrátame” donde mostrar tus productos o servicios. Puedes llamarlo como quieras, pero igual que decía más arriba, que esté claro para los visitantes a tu web que en esa página pueden ver tu oferta.

El objetivo es claro: que nadie se vaya de tu web sin saber exactamente qué ofreces.

De hecho, haciendo que sea lo más natural posible, también puedes incluir llamadas a la acción hacia esa página en tus contenidos: si has escrito a fondo sobre las características de un producto (si en lugar de online, estuvieras frente a tu cliente, le dirías “pruébalo”, ¿no?), tutoriales donde expliques cómo usar tus productos, artículos sobre recomendaciones, etc.

Hacer visibles tus productos/servicios en tu web, te ayuda a vender más.

En nuestro caso, en la pestaña “Servicios” puedes saber exactamente qué hacemos, cómo lo hacemos y cuánto cuesta. Y, en nuestros contenidos hay CTAs de contenidos gratuitos, de servicios, etc.

Por cierto, si eres de los que piensa que tener tus precios en tu web no es buena idea, te recomiendo que leas 3 Mitos Sobre Tener Los Precios En La Web.

3. Crea un embudo de ventas en tu web

Tu página web siempre debe empujar a tus visitantes a tomar una acción. Para convertir el tráfico web en ventas debes guiarlos hacia ese objetivo deseado. Por ejemplo, ¿quieres que completen un formulario de contacto? ¿o que prueben tu producto? Entonces, en cada página tienes que incluir formularios o botones que los guíen a esa acción.

Optimizar tu web para que fluya correctamente requiere tiempo pero sobre todo, conocer a tu cliente objetivo y los pasos que da para comprar tu producto/servicio y aplicar esa lógica en tu web.

Tráfico a la web

4. Materiales descargables

Te acabo de decir que deberías mostrar tus productos/servicios y dejar claro lo que vendes. Ahora bien, para muchas empresas -aún mostrando claramente lo que hacen- las ventas no ocurren con solo presionar un botón. Las ventas pueden demorarse de una semana a un mes o incluso más, según el cliente y la industria.

Si sabes que tus clientes necesitan información para comprar y el proceso de venta incluye que se informen a fondo acerca de lo que haces, cómo lo haces, por qué lo haces, cómo funciona tu producto, sus características, cómo pueden aplicarlo a su negocio, etc. -es decir, que no es una venta inmediata-, antes de dejar que ese posible cliente se vaya de tu web y nunca más vuelva, deberías ofrecerle algo de valor a cambio de sus datos para poder nutrirlo y hacerle llegar información que le ayude a elegirte como proveedor.

¿Cómo? Con materiales descargables, pruebas de producto, seminarios online gratuitos, casos de uso, casos de éxito, etc. ¿Necesitas ideas? Te recomiendo: 11 Tipos de contenidos gratuitos para captar leads que deberías usar.

Antes de seguir, un par de apuntes. Uno, equilibra tus contenidos para vender y contenidos educativos. Dos, para hacerlo, alinea tu producción de contenidos con el ciclo de ventas. Esto significa, básicamente, que en tu web haya recursos que ayuden tanto al posible cliente que está comenzando a buscar una solución para su problema como para aquel que compara alternativas y, por supuesto, para aquel que ya está listo para comprar.

¿Y eso cómo se hace? Te lo contamos en Cómo alinear Marketing de Contenidos y Generación de Leads.

5. Nutre a tus leads

Si consigues que alguien te dé sus datos a cambio de un material gratuito, prueba, etc., es porque tiene interés en lo que haces. Puede que ahora mismo no pueda o quiera comprarte o puede que esté indeciso. La forma segura en que no lo convertirás en cliente es que nunca más vuelva a saber de ti.

Los flujos de nutrición de leads automatizados te ayudan a nutrir tus leads con contenido relevante para empujarlos a la compra.

6. Con quién has trabajado

Una de las formas de convertir el tráfico web en ventas -o al menos acelerar el proceso- es mostrar tu experiencia. Una pequeña sección de tu web con los logotipos de clientes actuales o pasados te puede ser de gran ayuda.

7. Experiencia de usuario

Como último consejo, la experiencia del usuario en tu web no debe confundir a los clientes. Asegúrate de que cada enlace los lleve a un lugar relevante y que la estructura de tu web siga un flujo fácil y sin interrupciones para la navegación. Recuerda que los más jóvenes pueden tener el conocimiento para moverse por tu web por enrevesada que sea, pero son otras generaciones las que toman decisiones y tienen dinero, así que cuídalos.

¿Necesitas ayuda para convertir el tráfico web en ventas? Escríbenos y te ayudaremos a diseñar y ejecutar tu estrategia digital de marketing y ventas.

Deja un comentario